Comer fuera de casa. En el restaurante.

Comer fuera de casa. En el restaurante.

 Sentido común  a la hora de comer fuera de casa.

 En un restaurante tradicional, dónde normalmente hay varias opciones para el primero y el segundo plato, además de un postre

Los ALIMENTOS a elegir:

Si hay  ENTRANTES evitar las frituras de carne o pescado, croquetas, embutidos y otros entremeses proteicos.

VERDURA, ARROZ, PASTA LEGUMBRES  ENSALADAS Y SOPAS. Opciones de primeros

LAS LEGUMBRES son ideales en invierno e incluso cuando hace calor. Contienen proteínas, hidratos de carbono, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, y tienen la ventaja de que aportan POCA GRASA. Evitar los derivados cárnicos que se añaden a legumbres y arroces.

HORTALIZAS Y VERDURAS. Proporcionan agua, hidratos de carbono y son ricas en fibra.

AUMENTAR el consumo de pescado y DISMINUIR el de carne.

LOS PESCADOS son ricos en proteínas, grasa, vitaminas y minerales. Evitar siempre que sea posible el pescado de piscifactoría, y tomar pescado salvaje, aunque este requerimiento va a depender de la elección del restaurante.

Evitar los guisos y los estofados, que lleven carne.

Una pechuga de pollo:

  • Cocinada a la plancha, va retener menos aceite y se va digerir mejor que frita.
  • Si se fríe tal cual absorbe parte del aceite y de su carga calórica. Si la rebozamos se enriquece con los nutrientes y calorías del rebozado

Las patatas mejor consumirlas como guarnición, y pueden prepararse al horno, y pueden alternarse con otras opciones como champiñones, guisantes, verduras salteadas, ensaladas, etc.

Los refrescos contienen agua carbonatada o con gas, azúcares y abundantes aditivos. Las calorías que aportan son “vacías”, no nutren al organismo. El agua es más saludable

Evitar postres dulces o muy elaborados (natillas, flan con nata, pastel, tarta…),  pedir fruta fresca y tomarla un rato después de haber comido o en la merienda, pues producirá fermentaciones y gases si se ha tomado legumbres o cereal.

 

En resumen,  el menú del día tiene que tener:

  • ENSALADA O VERDURA VERDE al dente. Pedir el plato sin aliñar, es decir personalizar el aliño.
  • QUE SE PUEDAN ESCOGER Y COMBINAR varios primeros platos entre sí,  de verdura, arroz, pasta o legumbre.    CEREAL MAS LEGUMBRE

Se puede mezclar lentejas y arroz, si este es  integral mucho mejor. Otro ejemplo puede ser  la            pasta con garbanzos para quien tenga un trabajo con esfuerzo físico y además haga una buena           digestión de estos alimentos. Con la combinación Cereal más Legumbre no va a ser necesario               tomar un pescado o carne.

  • OFERTA  DE PLATOS DE PESCADO. Preferible que sea salvaje
  • La guarnición:champiñones, verduras salteadas ensalada, etc. Abstenerse de las salsas tipo ketchup, mostaza, los adornos elaborados con nata y todo tipo de salsas, ya que suelen llevar azúcares añadidos, aditivos y grasas de origen dudoso.
  • FRUTA FRESCA de la estación.
  • El agua mineral,  de manantial o filtrada, normalmente presentada como agua embotellada.
    Por su sabor neutro, por su más homogénea calidad higiénico-sanitaria, es preferible a la del grifo.
  • Infusiones de plantas. Poleo. Menta. Té rojo. Rooibos. Té verde
  • POSIBILIDAD DE CAMBIAR LA FORMA DE COCINAR.
    Sustituir el rebozado por la plancha, el vapor, el horno, beneficiaría a quienes padecen de digestiones pesadas o de otras alteraciones digestivas, además de a quienes controlan la CANTIDAD DE GRASAS o calorías por motivos de salud o para sentirse en forma.

En  la INCORPORACIÓN DE NUEVOS HÁBITOS ALIMENTARIOS en el restaurante resulta muy interesante aportar un servicio de Educación dietética en el comedor” es decir orientar al cliente sobre la combinación más adecuada y equilibrada de platos  para su situación.
Este planteamiento facilitaría el diálogo entre la cocina del restaurante y el cliente, para hacerlo todo más saludable.

Mientras  el mercado incorpora este servicio, lo  que se puede pedir al restaurante es que su disposición sea abierta a la hora de plantearle cambios en un plato y si vamos más lejos y se les lleva el consejo nutricional del profesional lo hagan. Como  lo hacen en Madrid en el restaurante “Ziaboga”,  si les llevas el menú o el consejo dietético de tu nutricionista lo tienen en cuenta.

Mi experiencia al respecto es que cuando pido algún cambio en la confección del plato en el restaurante, normalmente me lo hacen.